08/07/2016

La generación de electricidad mediante el uso de cartón, lápices y teflón

La generación de electricidad mediante el uso de cartón, lápices y teflón

¿Es posible generar energía usando un simple cartón, un lápiz y teflón? Un estudiante de postdoctorado de la Escuela Politécnica Federal de Lausana ha demostrado que sí.

Y es que los recubrimientos en teflón para ollas o sartenes no son el único uso que puede darse a este polímero. Dicho estudiante fue capaz de diseñar una planta de energía casera con un rendimiento equivalente a dos pilas del tipo AA haciendo uso de materiales simples y de teflón.

Simplemente basándose en la electricidad estática, este invento es capaz de producir una energía de más de tres voltios que puede alimentar una pequeña pantalla LCD.

Cómo funciona

Tanto el cartón como el teflón son aislantes que al entrar en contacto ganan o pierden electrones. El lápiz, que contiene carbono, sirve como electrodo. De este modo se distribuyen dos tarjetas sobre las que se aplica teflón y se unen, pero evitando que se toquen entre sí. El sistema se configura para que sea eléctricamente neutro.

Una vez las tarjetas ya están unidas, obtenemos dos capas de carbono (las que aportan los lápices), dos capas de cartón y una de teflón en la parte del medio. Si se presiona el sistema con un dedo, los aislantes entran en contacto y se produce una carga diferencial: una de positiva para el cartón y una de negativa proveniente del teflón. Al levantar el dedo, las tarjetas se separan entre sí y la carga pasa al carbono de los lápices. A fin de absorber la corriente generada, se coloca un condensador en el circuito.

Para aumentar la producción de electricidad del dispositivo, se puede usar una lija. Con ello se puede obtener un voltaje equivalente a dos pilas AA.

Qué aplicaciones futuras puede tener

Según creen los expertos, es muy probable que dicho dispositivo sea de utilidad en el campo de la medicina, especialmente en países en vía de desarrollo, ya que ello implica no tener que usar baterías convencionales que, además de caras, son difíciles de transportar.

Otra de las ventajas de un dispositivo como este es que no genera ningún tipo de residuo ya que para deshacernos de él tan solo es necesario incinerarlo o dejar que se descomponga de forma natural.

Para más información sobre el uso de los recubrimientos antiadherentes en teflón, podéis consultar el siguiente enlace: http://www.coatresa.com/es/120515/Recubrimientos.htm