Recubrimientos anticorrosivos libres de PFAS

Los metales resistentes a la corrosión acostumbran a ser una opción de precio más elevado ante la cual existen alternativas muy reconocidas en la industria química y de la purificación de agua.

Un ejemplo de alternativa sería la aplicación de recubrimientos protectores en metales de carácter más simple. Es cierto que válvulas de mariposa, reactores, tanques y otras piezas hechas de metales como Hastelloy o super duplex ofrecen una gran durabilidad, pero a su vez, su coste puede ser muchas veces demasiado alto.

Por esta razón, recubrimientos técnicos como pueden ser el ECTFE, el PA11 o el FBE (todos ellos recubrimientos anticorrosivos libres de PFAS) son la opción elegida por muchas multinacionales petroquímicas, químicas y de potabilización de agua.

Tras la aplicación de una capa de 300-800 micras de un recubrimiento protector contra la corrosión química, la pieza metálica queda protegida contra ataques de corrosión con una excelente durabilidad cuando se expone a productos químicos como ácidos, soluciones salinas y sólidos de suciedad en dispersión.